“Don Juan” y Ernesto Ponzio

Ernesto Ponzio, “El pibe Ernesto” (1885-1934) compuso los tangos “Ataniche”, “De quién es eso”, “18 kilates”,
“Cara dura”, “Trovador de arrabal”, “Quiero papita”, “La milonga de mi barrio”, “Contamela que te escucho”, “No te lo puedo decir”, “El Azulejo”, “Culpas ajenas”,  “Argelia”, “Los inmortales”, “Don Natalio” (dedicado a Natalio Botana, director del diario Crítica), “Avellaneda” (dedicado al caudillo e intendente Alberto Barceló), y el estilo “Tardes pampeanas”, pero su fama se debe al tango “Don Juan”.

Recibido en el conservatorio de Alberto Williams, Ponzio debutó con su violín en los bodegones de “La Batería” del Retiro y actuó en cafés, fondas, cantinas, casas de baile, peringundines  y posteriormente en “Lo de Hansen”, “El tambito”, “Laura”, “La vasca” y “Mamita”.  Con su amigo Juan Carlos Bazán formó diversos conjuntos para actuar en esos sitios hasta que decidieron hacerlo en Rosario donde, en un altercado, mató a un sujeto y fue a la cárcel por cuatro años.  En alusión a ese cautiverio  compuso el tango “Culpas ajenas”. 

Al salir del presidio y volver a Buenos Aires actuó en el teatro “El Nacional” integrando la Orquesta de la Guardia Vieja donde estaban José Luis Padula, Enrique Saborido, Luis Teisseire, y Bazán; actuó en radios e intervino en la película Tango.

“Don Juan” tiene letra de Ricardo J. Podestá (con el subtítulo El taita del arrabal) y de Alfredo Eusebio Gobbi escrita para la obra Mozos guapos.

Letra de Alfredo Eusebio Gobbi
(Mozos guapos)

Al compás de una marchita
muy marcada y compadrona,
a casa de ‘ña Ramona
me fui un ratito a bailar.
Por distraer las muchachas
empecé a soltar tiritos
y al ver esto los mocitos
ya empezaron, ya empezaron a roncar.

Si en los presentes
hay mozos guapos,
que peguen naco,
que vengan a mí.
Que aunque sean muchos
yo les daré palos
que el cumbarí. (1)

Yo que no soy nada lerdo
ni nada hay que yo no vea,
comprendiendo que pelea
se me trataba de armar,
salí al patio y envolviendo
al brazo el poncho de guerra
hice una raya en la tierra
y me le puse, me puse a cantar.

Salió el dueño de la casa,
‘ña Ramona y los parientes,
“Perdonate por decente,
mucho respeto y admiro”.
Cuando uno haciendo rollo
rascándose la cadera
sacó un revólver de afuera
dijo si me le pegó, le pego un tiro.

Yo que estaba con el ojo
bien clavado en el mocito,
me largué sobre el maldito
y el revolver le quité.
Y después mirando a todos,
y haciéndoles la pat’ ancha,
les grité ¡ábranme cancha!,
y enseguida, enseguida les canté.

(1)  Pimiento o ají muy rojo y picante.  


Letra de Ricardo J. Podestá
(El taita del barrio)

En el tango soy tan taura
Que cuando hago un doble corte
Corre la voz por el Norte
Si es que me encuentro en el Sud
Y pa bailar la Yuyeta
Si es que me visto a la moda
La gente me dice toda
Dios le dé, Dios le dé, vida y salud.

Calá, che, calá
Siga el piano che
Dése cuenta Usted
Y después dirá
Si con este taita
Podrán por el Norte
Calá che qué corte
Calá, che, calá.

No hay teatro que no conozca
Pues hasta soy medio artista
Y luego tengo una vista
Que hasta dicen que soy luz
Y la forma de mi cuerpo
Arreglada a mi vestido
Me hacen mozo muy querido
Lo juro, lo juro por esta cruz.

Yo soy el taita del barrio
Pregúnteselo a cualquiera
No es esta la vez primera
En que me han de conocer
Yo vivo por San Cristóbal
Me llaman Don Juan Cabello
Anóteselo en el cuello
Y ahí va, y ahí va, así me quieren ver.

“Don Juan” fue grabado por las orquestas de Carlos Di Sarli, Juan D’Arienzo, Aníbal Troilo, Francisco Canaro y Astor Piazzolla.  Con canto fue grabado con su letra por Alfredo Eusebio Gobbi, y con la letra de Podestá lo registraron la Orquesta Típica Víctor con la voz de Alberto Gómez, Charlo y la orquesta de Alfredo De Angelis cantando Carlos Aguirre.

Carlos A. Manus

                                                                                              Volver arriba
                                                                Volver a Tangos comentados por Carlos A. Manus                                                                                      
                                                                               Ir a Artículos de Carlos A. Manus
                                                                                        Ir a la Página Principal