Rosendo Mendizábal y “El entrerriano”
 
Rosendo Mendizábal (1868-1913) fue un precursor de nuestra música popular y aunque compuso muchos tangos  –"Don José María", "Don Enrique", "Don Horacio", "Don Santiago", "Viento en popa", "El torpedero", "Z Club"(1), "Tigre Hotel", "Tres Arroyos", "Don Padilla", "Polilla", "Reina de Saba", "Final de una garufa", "México", "Le petit parisien", “A la luz de los faroles”, "Alberto", "Contra flor y el resto", "Pronto regreso", "A la larga", "Los dos leones", "Matilde", "Por aquí que no hay espina", "Rosendo", "Arrabalera"–  se hizo famoso sólo por uno de ellos: “El entrerriano”.
 
“El entrerriano” nació sin letra y siempre fue interpretado en forma instrumental, aunque cuenta con cuatro letras escritas después de la muerte de Mendizábal.  Fueron sus autores A. Semino y S. Rotondara, Vicente Planells del Campo y Oscar Amor, Julián Porteño y Homero Expósito.
 
Letra de A. Semino y S. Rotondara
 
Tú el entrerriano un criollazo
De nobleza e hidalguía
Que captó la simpatía
De todo el que lo trató.
Porque siempre demostró
Ser hombre sincero y fiel
Y como macho de ley
La muchachada lo apreció.
 
Como varón se comportó
Su pecho noble supo exponer
Para el débil defender
Y así librarlo del mal
Pero una noche sombría.
Que fue ¡ay! su desventura
En su alma la amargura
Echó su manto fatal.
Por haber sido tan leal
Halló su cruel perdición…!
El entrerriano lloró
Su triste desilusión.
 
Una noche en un callejón
Al amigo más fiel vio caer
Bajo el puñal de un matón
Que de traición lo hirió cruel
Y vibrando de indignación
El criollazo atropelló
Y en la faz del matón
Un barbijo marcó.
 
Y al correr de los años
Librao ‘e las cadenas
Con el peso de su pena
Pa’l viejo barrio volvió
Y amargado lagrimeó
Al hallarse sin abrigo
Y hasta aquel… el más amigo
El amparo le negó.


Letra de Vicente Planells del Campo y Oscar Amor
 
Mi apodo es
En Entrerriano y soy
de aquellos tiempos heroicos de ayer,
el de los patios del farol y el parral,
con perfume a madreselva y clavel.
Soy aquel tango que no tuvo rival
en las broncas y entreveros.
Pero fui sentimental
junto al calor
del vestido de percal.
 
Soy aquel que no aflojó jamás
el que luchó con su valor
por mantener este compás
y con él
me sentí muy feliz
al poder triunfar con mi valor
lejos de aquí, allá en París.
Y después
de recorrer triunfal,
la vuelta pegué para volver
junto al calor de mi arrabal
Y hoy al ver
que soy retruco y flor
quiero agradecer este favor
al bailarín como al cantor.
 
Entrerriano soy
de pura cepa y no hay
a pesar de ser tan viejo, varón
ni quien me pise los talones pues soy
el compás de meta y ponga y fui
de la quebrada y el corte el rey
en lo de Hansen y El Tambito.
Y en las trenzadas de amor
primero yo
por bohemio y picaflor.

 
Letra de Julián Porteño (2)
 
En el barrio de San Telmo
yo soy
picaflor afortunao en amor
un punto bravo pa’l chamuyo floreao
buen amigo en cualquier ocasión
caudillo firme de jugado valor
pa’ copar una parada
y afirmar mi bien probada
lealtad con el doctor.
Calá este varón
cuando con un gesto
mando en el resto
pa’ ganar una elección.
Calá este varón
en bailongos bien mistongos
conquistando un fiel corazón.
Calá este varón
en salones distinguidos
todo presumido
de “doctor”.
Calá este varón
mozo atrevido
siempre canto flor, envido
en el amor.
 
Naipe y mujeres
son mi única pasión,
sí señor,
estas me dicen que sí
aquel me dice que no.
Pero no le hace
mella a mi condición
de varón,
soy entrerriano, señor
y tengo firme el corazón.
 
 
Letra de Homero Expósito 
 
Sabrán que soy
El Entrerriano
que soy
milonguero y provinciano
que soy también
un poquito compadrito
y aguanto el tren
de los guapos con tajitos
y en el vaivén
de algún tango de fandango
como el querer
voy metiéndome hasta el mango,
que pa’l baile y pa’l amor
sabrán que soy
siempre el mejor.
 
Ven, no ven lo que es bailar así,
llevándola junto a mí
como apretando el corazón.
Ven, no ven lo que es llevarse bien
en las cortadas del querer
y en la milonga del amor.
 
Todo corazón para el amor
me dio la vida
y alguna herida
de vez en vez
para saber lo peor.
Todo corazón para bailar
haciendo cortes
y al Sur y al Norte
suelen gritar
que El Entrerriano es el gotán
 
 
Rosendo Mendizábal llamó a su tango “El Entrerriano” porque, estando sin plata y dado que en esa época no había derechos de autor, dedicó su obra a un tal Ricardo Segovia nacido en Entre Ríos y socio del Z Club para conseguir los cien pesos de agradecimiento monetario que se estilaba.

Algunas de las primeras grabaciones son las de Eduardo Arolas, la de la Banda Municipal y la de Genaro Expósito, (el Tano Genaro).  Lo grabaron también las orquestas de Julio De Caro, Francisco Canaro (orquesta y quinteto), Julio De Caro, Osvaldo Fresedo, Juan D’ Arienzo, Alfredo de Angelis, Aníbal Troilo, Osvaldo Pugliese, Armando Pontier , Horacio Salgán (orquesta y en dúo con Ubaldo De Lío), Roberto Firpo y su cuarteto, Ciriaco Ortiz y su trío y Astor Piazzolla con el Octeto Buenos Aires.  Fue incluido en la película Tango interpretado por la orquesta Ernesto Ponzio-Juan Carlos Bazán.


(1) "Z Club" era un grupo de amigos que se reunía mensualmente en el local de María la Vasca.
(2) Seudónimo del poeta Ernesto Temes.


Carlos A. Manus
Octubre 2011
                                                                                                       Volver arriba
                                                                                 Volver a Artículos de Carlos A. Manus
                                                                                          Volver a la Página Principal