“Rodríguez Peña”, “Ojos Negros” y Vicente Greco

 

Vicente “Garrote” Greco (1888-1924) un día, en forma casual, descubrió en el domicilio de sus padres una concertina, instrumento que comenzó a cultivar, luego practicó guitarra y después recibió lecciones de bandoneón de Sebastián “El Pardo” Ramos Mejía las que, más tarde, continuó con el maestro José de Caro, padre de Julio.  Fue un autodidacta musical, fruto de constante y laborioso esfuerzo.  En sus comienzos desconocía la escritura musical por lo que su labor inicial requirió los oficios de colegas amigos para ser llevada al pentagrama.

Debutó en las localidades de San Pedro, San Nicolás, Baradero y en la ciudad de Rosario.  Entre otros sitios, actuó en el café “La Turca” (barrio de La Boca), el café “El Estribo” (Av. Entre Ríos al 700), en la casa de baile de María “La Vasca” (Carlos Calvo esquina Jujuy) y  en el salón “Rodríguez Peña”, en el cual estrenó en 1911 su tango de ese nombre. 

Fue el mimado de las “familias bien”, actuando en el Plaza Hotel, en las residencias del doctor Lucio Vicente López,  de los Green, de los Lagos García,  de los Lamarque y otras, ganando $ 200 por actuación.  Greco fue de los primeros en realizar grabaciones discográficas para Columbia Records y Atlanta, y el que inauguró el salón “Armenonville”. 

Sus tangos incluyen “El morochito” (su primer tango, de 1905), “El pibe”, “El perverso”, “El estribo” (dedicado al café de ese nombre), “El cuzquito”, “Ki-Ki”, “La paica”, “Tiene la palabra”, “Popoff”, “Estoy penando”, “Muela careada”, “María Angélica”, “Pachequito”, “La chicha”, “Barba ‘e choclo”, “Tita”, “El eléctrico”, “Racing Club”, “Pueyrredón”, “La canota”, “De raza”, “El anatomista”, “El mejicano”, “El pato de la Z”, “La viruta”, “Saladillo”, “El flete”, “La milonguera”, “Italianita”, “La Infanta”, “Montaraz”, “Chicotazo”, “Criollo viejo”, “Los soñadores”, “Noche brava”, “El garrotazo”, “¡Qué nene!”, “La regadera”, “Zazá”, “El pangaré”, “La gauchita”, “Máscara dura” y “Ausencia”, siendo “Rodríguez Peña” y “Ojos negros” los que alcanzaron mayor popularidad.

“Rodríguez Peña”
El tango “Rodríguez Peña” tiene tres letras: una de Juan Velich, otra de éste con su hijo Rafael (Ralph) y una tercera de Juan Porteño (seudónimo del poeta Ernesto Temes), aunque su difusión se debe a sus  versiones instrumentales.

 


Letra de Juan Velich

Letra de Juan Velich y su hijo Ralph

Llora mi corazón

Suelta hasta el zorzal

en el silencio del arrabal

su honda centinela, y su canción

al ver que todo cambiado está.

es tétrico gemido que al corazón

Honda recordación

oprime  de pena.

del romancesco pasado aquel

Música dos compases.

que  tanto amé.

Viendo cómo se fue

 

el tiempo tan florido que ayer vivió

Adiós, Rodríguez Peña de mi alegre juventud.

el arrabal.

Rincón que al evocar me acerca al tierno bien

 

que fuera como un astro del hermoso ensueño azul

El Rodríguez Peña, templo bravo, espiritual,

que en mi rodar incierto no olvidé

en la transmutación del lindo tiempo aquel

y mi tango que se hermana con mi gran sentir

ha perdido de las paicas el tanguear sensual

suspira al comprender que ya no volverán

y al taitaje que brilló con él.

las tardes y las noches que contento compartí

Hoy sólo queda el recuerdo que cantando va

con los muchachos de ese tiempo ideal.

el sin igual valor de nuestra tradición,

 

y jamás del alma el progreso borrará

Tango de mis glorias,

aquel pasado de empuje y de acción.

que  repito con mi fiel canción,

 

tango que sonriendo

Te hirió el progreso,

con  mi diosa lo bailé.

mi Rodríguez Peña divinal,

Quiero, tango lindo,

pero es triste orgullo

que me arrulles con tu dulce voz,

el querer prevalecer,

como aquellos días

si su alma es tuya,

venturosos del ayer.

que es el tango himno de arrabal,

 

que con sus notas canta

 

las  purezas del ayer.

 

 

Letra de Juan Porteño
Noches del salón Rodríguez Peña
donde bailé
llevando en brazos
un fiel querer
que  hoy añora mi corazón.
Recuerdos…
bravos de juventud.
Nostalgia de volver
a esos tiempos
y entreverarme en el vaivén
del tangón aquel.
Fue en Rodríguez Peña
que por ella me jugué
la vida y conquisté
feliz,  su corazón…
Fue en Rodríguez Peña
que una noche la dejé,
arrullado por otra pasión.
Llegan tus compases
viejo tango,
a reprocharme,
ahora que estoy solo
añorando su querer.
Ella fue mi dicha y mi ilusión
Rodríguez Peña,
en noches porteñas
que ya nunca volverán.

“Rodríguez Peña” fue grabado por las orquestas de Juan “Pacho” Maglio”, Eduardo Bianco, Juan D’Arienzo, Carlos Di Sarli, Alfredo De Angelis, Julio De Caro, Osvaldo Fresedo, Francisco Pracánico, José Basso, Donato Racciatti, Héctor Varela, Domingo Federico, Fulvio Salamanca, Carlos García, Feliciano Brunelli y Típica Víctor, Roberto Firpo, Ciriaco Ortiz, Sexteto Tango, Osvaldo Manzi, Mariano Mores, Florindo Sassone y Francisco Canaro, y por los conjuntos  revisionistas Los Tubatango, Los Muchachos de Antes y Pa’ que Bailen los Muchachos.  En cambio, Vicente Greco, cuya orquesta comenzó a grabar en la época en que se conoció la obra, no dejó versiones propias. (1)

En su tango “Pasado florido” recuerda Enrique Cadícamo:   Buenos Aires has cambiado como yo cambié de a poco./ Soy del tiempo de tus focos, los primeros que hubo a gas./ Yo bailé en Rodríguez Peña con la orquesta de los Greco/ y hasta aquí me llega el eco y me enciende su compás…

(1)   Del Priore, Oscar e Irene Amuchástegui. Cien tangos fundamentales. Ed. Aguilar. Bs. As., 1998.

 

“Ojos Negros”
Pedro Numa Córdoba, José Arolas y Julián Porteño (Ernesto Temes) son los autores de sendas letras de “Ojos Negros”:

Letra de Pedro Numa Córdoba

Letra de José Arolas  (2) (3)

Dicha,

Ojos negros, y… soñadores

oye mi triste lamento

de mis amores

que es el delirio

dueños ellos son.

de mi ardiente canción,

Ojos que encantan a mi alma

pasión que está siempre grabada

y que dan dulce calma

en las penumbras de su alma

a mi fiel corazón.

y en su helado corazón.

 

 

Cuando en su cristal

Por qué

me suelo mirar

fuiste cruel al cariño

me causa placer,

que te brindé

porque en ellos yo

con esperanza y calor.

suelo adivinar

Nunca

su mucho querer.

pensando que esa mirada

 

tuviese un alma tirana

Nunca jamás

e insensible a mi amor.

podré olvidar

 

la expresión arrobadora

Como el ave soy,

de su faz.

que tanto sufrí

 

de amor era tu afán

Como divinos luceros

y buscándote.

son tus ojos negros

(. . . . . . .)

dignos de admirar,

Si tu mirar

 

reverdeció

y por ellos yo me muero

y vivo triste

y en sus pestañas quiero

prendido a mi dolor.

poder siempre besar.

 

 

Ojos negros,

 

fina vista

 

de mirar de fuego
que abraza mi ser.
Llevas
el alma
en los ojos
(. . . . . . .)
ni ansias de querer.

Por qué
te muestras altiva
(. . . . . . .)
… mi maldición.

Retorname
mi cariño,
mi pasión de niño
y mi corazón.

Ojos negros, y soñadores
de mis amores
dueños ellos son,

ojos que encantan mi alma
y que dan dulce calma
a mi corazón.

(2)  En el sitio www.todotango.com esta letra se atribuye a Pedro Numa Córdoba mientras que en el libro Cien tangos  fundamentales
       de Oscar del Priore e Irene Amuchástegui se asigna la autoría de la misma a José Arolas.

 (3) Orlando del Greco, quien entrevistó y mantuvo correspondencia con Numa Córdoba para escribir su semblanza en el libro Carlos Gardel        y los autores de sus canciones (Ed. Héctor L. Lucci. Bs. As., 1990), afirma que José Arolas y Córdoba son la misma persona.

 

 

Letra de Julián Porteño
                                                                              Ojos negros como la pena
                                                                              fatal que a mi alma
                                                                              a sufrir la condena.
                                                                              Ojos que besó mi ternura
                                                                              la dulce locura
                                                                              de mil noches de amor.

                                                                              Fueron luz, pasión, dulce amanecer,
                                                                              sutil ilusión.
                                                                              Y ahora a tientas voy solo en mi dolor
                                                                              sin ansias ni fe.
                                                                              Viejo querer clavado en mí,
                                                                              dicha de ayer, orgullo fiel
                                                                              todo lo perdí.

                                                                              Siempre vuelven del pasado
                                                                              al puerto desolado
                                                                              de mi corazón.
                                                                              Surgen en suaves destellos
                                                                              esos ojos bellos
                                                                              que son mi obsesión.
                                                                              Ojos negros tan amados
                                                                              que me ilusionaron
                                                                               con su resplandor.
                                                                              Ojos que besé llorando
                                                                              al instante amargo
                                                                              del postrer adiós.

 

La versión de Arolas  -que es la más conocida-  repite en su primera estrofa la última de la letra de Numa Córdoba.  La letra de Pedro Numa Córdoba fue grabada por Lola Membrives.  Hay una versión cantada por Carmen Duval y otra por Jorge Ledesma con la orquesta de Alberto Mancione.  La letra de Julián Porteño fue grabada por Enrique Dumas.  En su versión instrumental, “Ojos Negros” fue grabado por las orquestas de Roberto Firpo, Carlos Di Sarli, Francisco Canaro, Horacio Salgán, Osmar Maderna, Aníbal Troilo, Astor Piazzolla, Carlos García y Raúl Garello. (4)

(4)  Del Priore, Oscar e Irene Amuchástegui, ib.

Carlos A. Manus

                                                                                              Volver arriba
                                                                Volver a Tangos comentados por Carlos A. Manus                                                                                      
                                                                               Ir a Artículos de Carlos A. Manus
                                                                                        Ir a la Página Principal