"No niego que me gusta el gobierno de Kirchner"

Con ese título, La Nación publica en su edición del 2 de octubre el reportaje que Fenando Laborda le hiciera a Félix Luna.

Estima Luna que "los gobernantes van aprendiendo a gobernar a medida que gobiernan" y considera que "eso es algo injusto, porque a cualquier profesional se le toma examen a la hora de ejercer su profesión y a un gobernante se lo pone en el cargo más importante del país sin saber si es apto o no". No obstante esa afirmación, en referencia a Fernando de la Rúa, expresa Luna que "es incomprensible lo que ocurrió: un hombre que estudió cuarenta años para llegar a ser presidente y fue tamaña decepción".

Ya desde su época de diputado, Arturo Frondizi había estudiado los problemas nacionales, análisis que figuraban en las carpetas que le pedía a su esposa le alcanzara al Congreso Nacional. No obstante los asuntos traídos por sorpresa al Congreso por la bancada peronista, Frondizi jamás fue sorprendido sin estar preparado para el debate. Arturo Frondizi fue el único presidente que asumió con un programa de gobierno, el que lanzó en los primeros 100 días de gestión.

Reconoce Luna haberse "preguntado muchas veces qué hubiera pasado si en 1946 la pequeña diferencia de votos entre el peronismo y la Unión Democrática hubiese sido favorable a esta última fuerza". En agosto de 1971, en su libro El 45. Crónica de un año decisivo, Luna ya se había respondido a ese auto-interrogante afirmando: "… Lo cierto es que la alternativa ofrecida por la Unión Democrática hubiera sido un desastre… Y súmese a este "imbroglio" la personalidad de Tamborini y quienes lo rodeaban, incapaces de entender un país como la Argentina de 1945… La eventual presidencia de Tamborini hubiera sido un desastre…"

                                                                                                                   Carlos A. Manus
                                                                                                                  Noviembre 16, 2004

                                            Volver a Artículos de Carlos A. Manus
                                                    Volver a la Página Principal