“El esquinazo” y Lopecito

Juan Francisco López, “Lopecito”, fue pionero en la difusión de tangos en  programas de radio.  En su audición “De Villoldo a Gardel”, emitido por Radio Argentina, recreaba los hombres y la música de la Guardia Vieja.  Ese espacio comenzaba con los acordes del tango “El esquinazo” de Angel Villoldo interpretado por el cuarteto de Roberto Firpo, seguido por el siguiente recitado:

 

El tango:
nació en un patio porteño
a la luz de un farolito,
lo reclamó un organito
al encontrarlo sin dueño…
Cuando despertó del sueño
se enrolló en el carretel,
se fue hasta la torre Eiffel,
dejó el tabaco, el escabio
y se hizo rezo en los labios
del gran Carlitos Gardel.

Lopecito nació en San Telmo, barrio al que le dedicó su verso:

¡San Telmo!
Pa‘ cantarte mi barrio,
me puse el pañuelo,
no puedo mentirte,
vos me conoces…
Y aunque va pa’ tiempo
que no me ves el pelo,
de nuevo he venido
pa’ verte otra vez.

“De Villoldo a Gardel" fue la audición en la que Lopecito expresó su amor por el tango. También lo difundió por las radios La Voz del Aire,  Del Pueblo y por El Mundo a través de "Esquinas Porteñas", y en algunos medios gráficos se publicaron sus notas "Acuarelas Porteñas".

“El esquinazo” fue uno de los primeros éxitos de Angel Villoldo, anterior incluso a  “El porteñito” y “El choclo”,
estrenado posiblemente en 1900.  Es un tango arquetípico de su tiempo: escrito en dos por cuatro, heredero directo de la milonga antigua.  Su estilo fue adoptado en “El firulete” de Mariano Mores y su carácter, así como el golpeteo, fue tomado por Mores en “Taquito militar” (1) (2).

José Gobello define la expresión “esquinazo” como el acto de dejar plantado a uno, dejarlo burlado o abandonado, y así lo interpretaron Carlos Pesce y Antonio Polito al incorporarle letra años después:

 

Nada me importa de tu amor, golpea nomás…
(golpeteo)
el corazón me dijo,
que tu amor fue una falsía,
aunque juraste y juraste que eras mía.
No llames más, no insistas más, yo te daré…
el libro del recuerdo,
para que guardes las flores del olvido
porque vos lo has querido
el esquinazo yo te doy.

Fue por tu culpa que he tomado otro camino
sin tino… Vida mía.
Jamás pensé que llegaría este momento
que siento,
la más terrible realidad…
Tu ingratitud me ha sufrir un desencanto
si tanto… te quería.
Mas no te creas que por esto guardo encono
perdono
(golpeteo)
tu más injusta falsedad.

“El esquinazo” fue uno de los tangos preferidos por los conjuntos revisionistas de la Guardia Vieja: Pa’que Bailen los Muchachos, el Cuarteto del Centenario, el Cuarteto de la Ochava, Buenos Aires del 900, Los Tubatango, Los Chochamus del 20, Juan Cambareri y su cuarteto y Los Muchachos de Antes (Panchito Cao, Horacio Malvicino y Aldo Nicolini).

Lo grabaron las orquestas de José Basso, Donato Racciatti, Alberto Di Paulo, Leo Lipesker, Carlos García, el cuarteto de Roberto Firpo, Sexteto Tango, Los Violines de Oro del Tango (Enrique Mario Francini y Héctor Stamponi), René Cóspito (Don Goyo), Francisco Canaro (orquesta y quinteto Pirincho).  La letra fue cantada por Enrique Dumas quien la grabó con el cuarteto de Carlos Figari y también como solista.

(1)  Del Priore, Oscar e Irene Amuchástegui, Cien tangos fundamentales, Bs. As., Aguilar, 1998.

(2) “Taquito militar” fue dedicado por Mores al general Franklin Lucero, ministro de Guerra de las dos primeras
      presidencias de Juan Domingo Perón.

Carlos A. Manus
Octubre 2011
                                                                                                      Volver arriba
                                                                                 Volver a Artículos de Carlos A. Manus
                                                                                          Volver a la Página Principal