Tango and religion
Spanish version by the author

The relationship between tango and religion –truth or myth– may have started in 1914 when two people danced the tango in the Vatican before Pope Pio X. Their intention was to prove that this dance was not a sinful one, and the Pope agreed. It is worth mentioning, however, that the couple dancing were siblings and we all know that there is nothing more boring that dancing with one's own sister.

The next time this relationship came to light was an unfortunate occurrence. The Minister of Education, Gustavo Martínez Zuviría (or Hugo Wast) –who received his official post during the military revolution of June 4, 1943– created an official body to purify the Spanish language. The presiding officer, Monsignor Gustavo Franceschi, prohibited the broadcasting of tangos using slang words.

The authors of the tangos were forced to abruptly change the offensive words, and the tango became its own parody. With our tendency for mockery, people joked that the tango "Guardia vieja" would change its title to "Cuidado, mamá".

The relationship between tango and religion can be observed in many tangos. In La Novena, by Alfredo Bigeschi: "…Campanas de bronce,/ las voces de Dios,/ anunciando "la Novena"/ se oye cual deber sagrado/ con su toque acompasado,/ de oración./ Viejitas y muchachas, desfilan hacia el templo,/ consuelo de las almas, que descansan en paz./ Hilvanan un rosario de penas y recuerdos,/ de hermanos, padres, novios que ya no volverán./ Los fieles de rodillas elevan hacia el cielo/ plegarias a la Virgen y súplicas a Dios,/ y mientras en voz baja dicen avemarías/ el padre "sermonea" desde el Altar Mayor…".

In Al pie de la Santa Cruz, by Mario Battistella: "… Mientras tanto,/ al pie de la santa Cruz,/ una anciana desolada/ llorando implora a Jesús:/ "Por tus llagas que son santas,/ por mi pena y mi dolor,/ ten piedad de nuestro hijo,/ ¡Protégelo, Señor!" …".

In Si volviera Jesús, Dante A. Linyera says "Veinte siglos hace, pálido Jesús,/ que mirás al mundo clavado en tu cruz;/ veinte siglos hace que en tu triste tierra/ los locos mortales juegan a la guerra./ Sangre de odio y hambre vierte el egoísmo,/ Caifás y Pilatos gobiernan lo mismo./ Y, si en este siglo de nuevo volvieras,/ lo mismo que entonces Judas te vendiera…/… / Si volvieras Jesús,/ otra vez con tu cruz/ tendrías que cargar./ La injusticia impera. ¿Dónde está el amor/ que tú predicaste, dulce Redentor?/ Magdalena vaga por los callejones/ apedreada, hambrienta… Mandan las pasiones…/ Ya todo se compra y todo se vende./ La inocencia sufre, nadie la comprende…/ ¡Qué razón tenías! ¡Qué razón que aterra!/ ¡Oh, Jesús, tu reino no era de la tierra!".

Enrique Santos Discepolo frequently referred to religion in his writings as seen in the following verses: "…¿Qué vachaché? Hoy ya murió el criterio!/ Vale Jesús lo mismo que el ladrón… (Qué vachaché); "… Me clavó en la cruz/ tu folletín de Magdalena,/ porque soñé/ que era Jesús y te salvaba…" (¡Soy un arlequín!); "Yo no sé por qué extraña/ razón te encontré,/ Carillón de Santiago/ que está en La Merced…" (Carillón de La Merced); "… Igual que en la vidriera irrespetuosa/ de los cambalaches/ se ha mezclao la vida,/ y herida por un sable sin remaches/ ves llorar la Biblia/ contra un calefón…" (Cambalache); and even in the blasphemy of "…Me he vuelto pa' mirar/ y el pasao me ha hecho reir…/¡Las cosas que he soñado,/ me cache en dié, qué gil!…" (Tres esperanzas).

Following this tendency, Discepolo achieved his most dramatic expression in Tormenta:

Aullando entre relámpagos
perdido en la tormenta
de mi noche interminable,
¡Dios! busco tu nombre…
No quiero que tu rayo
me enceguezca entre el horror,
porque preciso luz
pra seguir…
¿Lo que aprendí de tu mano
no sirve para vivir?
Yo siento que mi fe se tambalea,
que la gente mala, vive
¡Dios! mejor que yo…

Si la vida es el infierno
Y el honrao vive entre lágrimas,
¿cuál es el bien…
del que lucha en nombre tuyo,
limpio, puro?… ¿para qué?…
Si hoy la infamia da el sendero
Y el amor mata en tu nombre,
¡Dios!, lo que has besao…
El seguirte es dar ventaja
y el amarte es sucumbir al mal.
No quiero abandonarte, yo,
demuestra una vez sola
que el traidor no vive impune,
¡Dios! para besarte…
Enséñame una flor
que haya nacido
del esfuerzo de seguirte,
¡Dios! Para no odiar:
al mundo que me desprecia,
porque no aprendo a robar…
Y entonces de rodillas,
hecho sangre en los guijarros
moriré con vos, ¡feliz, Señor!

As a kind of retort to Que vachaché mentioned above, Francisco Garcia Jimenez said "… Yo no comparto ni discuto tus razones,/ alta la frente, en mi sonrisa hay claridad de luz./ ¡Adiós, Ninón! Te cedo los ladrones./ A precio igual, ¡me quedó con Jesús!" (Adiós, Ninón).

In festive irreverence, Enrique Cadicamo said "… Hoy se vive de prepo/ y se duerme apurao./ Y la chiva hasta a Cristo/ se la han afeitao…" (Al mundo le falta un tornillo).

In the nostalgic verses of La capilla blanca, Héctor Marcó evokes "En la capilla blanca/ de un pueblo provinciano,/ muy junto a un arroyuelo de cristal,/ me hincaban a rezar tus manos…/ Tus manos que encendían/ mi corazón de niño,/ Y al pie de un Santo Cristo/ las aguas del cariño/ me dabas a beber…"

In no way has this relationship between religion and tango been exhausted. Perhaps Discepolo's words from Malevaje serve as a suitable conclusion: "… Ya no me falta pa' completar/ más que ir a misa e hincarme a rezar…".

Carlos A. Manus
February 2002
                                                                              Go to the others articles of  Carlos A. Manus
                                                                             Go to the First Page