Jorge Vidal

UN PORTEÑO COMO QUEDAN POCOS
"Y un cacho de Gardel es el Negro. Si Gardel fuera contemporáneo suyo, seguramente hablarían igual (…) hablaría como el Negro, un correcto ´argentino´ mechado de algunas palabras lunfardas".

SU NACIMIENTO
Nació en el barrio de Caballito, el 12 de agosto de 1924, y fue registrado civilmente como Orlando Vidal. Su madre Amanda Lucero, nacida en San Luis y su padre, Estanislao, mendocino. La familia se completa con tres hermanas.

LOS AÑOS FLACOS
Cuando Orlando recién había cumplido dos años, fallece su padre dejando a la familia, en 1930, dentro de la debacle económica general, en situación cercana a la miseria.
Llegaron a alimentarse con pan con grasa, que la madre compraba en tarros, marca "La Negra". Escaseaba el trabajo y mucho más para una mujer. Nadie necesita planchadora, ni lavandera ni empleada doméstica.
 

La madre desesperada por la situación, fue a Plaza de Mayo y esperó a la salida del presidente Irigoyen. Cuando vio que iba a ascender a su coche, la mujer se deshizo de los custodios presidenciales y se abalanzó sobre el auto, que alcanzó a golpearla. Don Hipólito bajó enseguida y luego de ayudarla, le preguntó que problema tenía.
Cuando doña Amalia le contó, dio instrucciones para que fuera incorporada al correo, cubriendo la vacante que había dejado su esposo en el Correo Central. La madre de Jorge Vidal trabajó en ese puesto más de veinte años hasta el momento de su fallecimiento en 1954.

SUS ESTUDIOS
Con el trabajo de su madre, la situación del hogar mejora notablemente. Concurre al Colegio de la calle Canalejas esquina Cucha Cucha. Luego de la escuela practica su deporte favorito, el fútbol. El secundario lo cursa en el Bernardino Rivadavia, donde comienza a mechar el deporte con el canto. Aprendía escuchando al radio o los discos que eran pocos. Al notar sus condiciones vocales la madre lo envía a estudiar solfeo y guitarra. Comienza a cantar con un maestro de apellido Deferrari.

LOS DEPORTES
Además del fútbol que practica en el club San Lorenzo, se aficiona a la pelota a paleta, en la contra, el club Huracán. Con el fútbol jugo hasta que ingresó a la Marina. Con la pelota a paleta, llegó a figurar en alguna foto de la revista "El Gráfico".
Este último deporte lo sedujo tanto que años más tarde, en las giras, siempre llevaba con él su equipo.

EL PRIMER INTENTO ARTÍSTICO

Siendo un adolescente, ve en un diario un aviso pidiendo aficionados a cantar, recitadores, actores, y demás artistas de varieté. Realizó la prueba en la esquina de Rivadavia y Talcahuano, donde había un estudio llamado ADEC, que regentaba un señor de apellido Rauch. "Cantás lindo - le dijo Rauch - vas a laburar conmigo.
Antes de debutar fue mensajero y mandadero de ese estudio. Realizó sus actuaciones durante unos meses, hasta que una mañana cuando llegó al estudio estaba lleno de policías y a Rauch se lo habían llevado, acusado de tratante de blancas y según las publicaciones en los días se lo involucraba en tráfico de drogas y no sabe cuantas cosas más.

ESTUDIOS MUSICALES
Su formación musical es genuina, con pocos estudios. Sin embargo lo poco de solfeo y la práctica le permiten leer casi perfectamente y conocer los acordes tanto en piano como en guitarra. Y un intuitivo, siempre. en la elección de los guitarristas que lo acompañaron.

PASAR LA GORRA
Ante la necesidad de conseguir sustento, se dedica a cantar con su guitarra, en cualquier lado, mientras un amigo pasaba la gorra. Llamaba la atención semejante caudal de voz en un pibe de 16 años.

ACETATO
En un disco de acetato, por su cuenta, del sello "Grafosón", deja una grabado un "trabajo que salió bien, prolijo, como para editarlo hoy, lástima que lo perdí" - comenta Jorge.

LA ESCUELA NAVAL
Ingresa en la Escuela Naval de Río Santiago, donde a pesar de ser recibido fríamente por sus colegas, todos procedentes de familias importantes o descendientes de profesionales de la Armada, con su simpatía, su voz, su predisposición a los deportes y su aplicación en el estudio, consiguió vencer ese rechazo y permanecer cuatro años en el cursado de la carrera de guardiamarina. Pero se ve involucrado en 1946 en un intento revolucionario y expulsado junto como un nutrido grupo de compañeros.

INTENTO FALLIDO
El estigma que significó esa exoneración de la escuela de la Armada, con la inserción en la Libreta de Enrolamiento lo convierten, según sus propias palabras en un "muerto civil".
Se prepara como nunca, junto a las guitarras de Huerta, Fontana y Moreno, le alquilan un esmoquin y se presenta en el café La Paz, de Barrancas de Belgrano. La concurrencia acostumbrada a un olvidable conjunto de señoritas que no interesaba a nadie no alcanzó a prestarle atención. Aquí hay que hacer la aclaración que no se utilizaban ni micrófonos ni megáfonos, por lo que los músicos y cantores se arreglaban como podían, para llegar al público, cosa que muy pocas veces conseguían. De manera que luego de su primera actuación, no lo contrataron más.

"PERSEVERA Y…"
Luego de un tiempo repite la experiencia en el barrio de Chacarita, en el café El Argentino. En principio, se había corrido la voz de su frustrado debut en el café La Paz, y fue recibido fríamente. Pero el dueño del café, tal vez cansado de reemplazar artistas periódicamente, y a poco una concurrencia inusitada para la limitada capacidad del bar, acude a oírlo cantar. También, sin sistemas de amplificación, canta a capella en el pequeño escenario y también entre las mesas. Su potente voz se oía desde la calle. Y ocurrió…

OSVALDO PUGLIESE
A metros del café, se encontraban los integrantes de la orquesta de Osvaldo Pugliese. Les llamó la atención a Jorge Caldara y Osvaldo Ruggiero, la acumulación de gente, primero en la vereda, lo lleno del local y luego esa voz, tan especial que llegaba a la calle. Se lo comentaron a Pugliese, quien conociendo la idoneidad de sus músicos, se llegó hasta el café, para verlo personalmente. Lo citó, dispuesto a que fuera su próximo cantor.
"A veces no tenía donde ir a apoliyar, entonces cuando el público se iba del Argentino, mientras limpiaban y ordenaban todo, pasaban como tres horas que yo aprovechaba durmiendo. Doblada prolijito el saco y lo usaba como almohada. Una madrugada me tocan despacito el hombro. Abro los ojos y un tipo me dice: "Yo soy Osvaldo Pugliese" (Si, maestro, si, lo conozco) yo ya me estaba poniendo el saco, arreglándome el pelo, que se yo… "quiere cantar conmigo". (Que tipo humilde), un tipo de esos quilates"haciendo una cosa así; (No joda maestro), no. Venga mañana al cine Atlántico que le tengo preparadas un par de orquestaciones…"

ORQUESTA ESCUELA
Si bien Vidal se sentía, y se siente, más cómodo cantando con guitarras, tuvo en Pugliese al maestro que le enseñó a respetar el ritmo y le decía dónde y cuando comenzar a cantar, y a reconocer el aprovechamiento de la orquesta, en beneficio de la interpretación.
Tuvo mucha repercusión su actuación en la orquesta, llegó a ser llevado en andas a la salida de los bailes, pero decidió irse para no mimetizarse con la orquesta y tener que continuar su carrera con un conjunto al estilo Pugliese. Se sentía mejor como solista y acompañado por sus guitarras.

CANTOR SOLISTA
"Con Pugliese aprendí, entre tantas cosas, a respetar el ritmo. Tuve mucho éxito a su lado, pero yo no tenía pasta de empleado, de ser un instrumento más de la orquesta, como lo habían sido Chanel y Morán, tiraba para independiente acompañado por guitarras. La calidad humana de Pugliese comprendió las causas que le expuse cuando decidí alejarme, me dijo que las puertas quedaban abiertas, me abrazó y me dio un beso. Y me largué sólo, armé el conjunto de guitarras con Jaime Vila a la cabeza y el primer trabajo fue en La Armonía, todos los días. En cuanto a las grabaciones comenzaron enseguida para el sello Pampa y luego Odeon, fue en junio de 1951 y ya no paré, hice radio, todos los clubes y locales. Después de la caída de Perón, en 1955, fui prohibido en la radio por varios años. Mis compañeros guitarristas también fueron los hermanos Remersaro, Roberto Grela, José Canet"

EL CINE Y EL TEATRO
"El tango aún pegaba fuerte y yo estaba en una buena etapa de mi carrera, además tenía mi pinta y todo ayudaba. Así surge la posibilidad del cine. Me proponen una película "El tango en París", quizás el productor pensó en las películas de Gardel, no sé, fue una buena experiencia junto a Enrique Serrano, Julia Sandoval, Olinda Bozán y otros actores, que daban apoyo al personaje principal que yo interpretaba, con un argumento sencillo y transitado. La dirigió Arturo Mom y se estrenó en el cine Suipacha, el 9 de agosto de 1956. Luego me propusieron un sainete que había resultado ganador de un concurso, su título "Juan Tango", acepté y con actores noveles se estrenó en el Cine Boedo.
"Una noche durante el entreacto me dicen que en la platea estaba Canaro y de pronto ¡pum! se abre la puerta y aparece. Y así de golpe, como Pugliese en su momento, me dice que está preparando su nueva revista "Tangolandia" y me propone como primera figura junto a Alba Solís. Me citó para el día siguiente en sus oficinas de COMAR. "¿Sabe algún tango mío?" -me largó de golpe. Todos -me hice el bravucón-. "Cante "Yo no sé por qué te quiero", se lo canté sin dudar. "Ahora "Cuando el amor", se lo canté y un par más también. Le vi el gesto de contento. "En 1960 la fui de empresario en el Astral, a medias con el empresario Gallo. Sólo para la temporada de verano. Se trataba del sainete de Vaccarezza: "Juancito de la Ribera", con Nelly Panizza, Augusto Codecá, Juan Carlos Palma, las guitarras de Canet, bailarines, 40 personas en escena y además, un lujo, Luis Sandrini a cargo de la puesta en escena. Recuerdo una frase suya, un consejo: "Cuando uno habla, tiene más valor el silencio de la pausa que el sonido de la palabra." y eso lo apliqué al canto y reconocí el resultado. "Actué en Norteamérica en el Carnegie Hall, en Centroamérica y en muchas giras. Luego, en importantes programas de la televisión. Estuve en SADAIC, fui creador de La Casa del Cantor, un tipo de mutual para tantos muchachos que están en la vía; tengo alumnos, grabo, voy viviendo, estoy contento. "Canaro, fue un gran tipo. Me tomó tanto aprecio que fui el único cantor que en una de sus obras hizo un tema que no era suyo: "La fulana", de Alberto Mastra. El que haya dicho que era miserable miente descaradamente, por envidia. Cuidaba a la gente de su elenco para que no le faltara nada, tenía dinero y lo arriesgaba con cada obra, con grandes orquestas y grandes elencos. Gané buena plata con él.

LE DIERON MARCO MUSICAL

Las orquestas que lo acompañaron en grabaciones: Osvaldo Pugliese, Argentino Galván, Héctor María Artola, Héctor Stamponi, una orquesta en USA, donde grabó dos temas en inglés y en España, Waldo de los Ríos. El acompañamiento preferido de Jorge Vidal y con el que grabó la mayor cantidad de temas, fue integrado por guitarras

SUS TEMAS PREFERIDOS
"Los temas que más respuesta de la gente fueron: "Tres esperanzas", "Confidencias" y las milongas festivas. Los que a mí me gustaban fueron tres que finalmente saqué del repertorio; me entregaba tanto, sentía tanto la letra, que terminaba con taquicardia: ´Pa´mí es igual´, ´Si se salva el pibe´y ´Oración rante´".

SUS COLEGAS PREFERIDOS
"El cantor más grande, fuera de discusión, fue Gardel. Luego, Oscar Alonso y Alberto Marino, el gran amigo que me dio el tango. También Edmundo Rivero. Orquesta, la de Troilo. Que quería a sus cantores y ponía al servicio de ellos toda la orquesta, pasando desapercibido para que ellos se lucieran." SUS GRABACIONES Ya por su cuenta, de puro gusto, y con sus condiciones vocales mermadas, siguió grabando, hasta bien entrada la década del noventa. Así podemos estimar en cerca de 250, los registros que nos ha legado.

SU FALLECIMIENTO
Jorge Vidal falleció en Buenos Aires el 14 de septiembre de 2010, a los 86 años de edad.

Fuentes: Artículo de Nicolás Foti en www.todotango.com , "Los Grandes del Tango"

                                                                                                                                                                                         Tino Diez
                                                                                                                                                                                   www.tangomias.com.ar

                                                                                         Volver a La página de Tino Diez
                                                                                            Volver a la Página Principal