Tangos entre rejas
                                                                                                                                                            Publicado en "Raíz Argentina", Madrid, España.

   Sistemáticamente se han querido callar con el hambre del silencio, las voces a través de las cuales los humildes se expresan. Así intentaron destruir a don Osvaldo Pugliese, una frágil figura expuesta a los vientos contrarios y que sin embargo tuvo el estoicismo de soportar y salir reconfortado de tantas veces que quisieron callarlo y tantas otras que con su verdad y firmeza de criterio solidificó en su interior.

   Se iba el año 1955, y un grupo de militantes de izquierda poblaban las cárceles y los barcos. Algunos, muy cercanos al maestro Pugliese, como Jacobo Amar o Saúl Cascallar. Este último recordaba que, en momento, los amenazaban con separarlos, con tirarlos como lastre al Río de la Plata, y el temor comenzaba a hacer mella. Osvaldo comenzó a tocar con todo ímpetu el Himno Nacional Argentino, para fortalecer a los que flaqueaban y, en medio de la emoción única del que sabe que va a morir, cuentan que nunca se escuchó un himno igual; tenía la tragedia y la fuerza 'de la última vez'. Ese día 'todo el barco cantó', aunque algunos también lloraron”.

   Después, en Devoto, nacieron el tango “No juegues a la guerra” de don Osvaldo y Morales Miramonte, como también, con letra de Jacobo Amar y música de Pugliese, “La pintada”, “34 a comer” y “Parar la olla”, aun inéditos, y otros, como “Proletario del mar”, “Amor por la vida”, “La luna enrejada”, con letra y música de Domingo Arce, seudónimo de Domingo Arcidiácono, “Cachito” de Arce y Julio Siesler, y “Marcha de la juventud” de Arce y Pugliese.
   
   Con esas partituras, como con muchos recuerdos inestimables para Pugliese, hubo destrucción y muerte, por parte de la turba “moralizadora”, en las repetidas y sucesivas requisas que sufrió su domicilio.
   
    De la “Milonga para Fidel” debe de haber unos pocos ejemplares, de los que con certeza conocemos tres: El propio Fidel Castro recibió uno de don Osvaldo; el segundo ejemplar lo tiene la señora de Pugliese, y el tercero la hija del autor de la letra.

   Un "día de visita" en la cárcel de Villa Devoro, coincidió y se celebró allí el octavo cumpleaños de Norberto Amar, el hijo de Jacobo, y se estrenaron varios tangos, entre ellos “La Pintada”. Muchos años más tarde, Norberto Amar recordaría ese instante, en una poesía titulada “Cumpleaños”:

                                    Devoto era una fiesta
                                  para mí,
                                  en esa nochecita
                                  arrancada, especial,
                                  cuando un cantor
                                  me fraseó "La Pintada"
                                  mientras el piano de Osvaldo
                                  junto a los versos del viejo
                                  tocaban entre rejas.

   Pero a pesar de tanta maldad y destrucción, los temas están esperando un instrumento, para poder exclamar:
“las voces que silenciáis, vuelven a encontrar la luz”.

                                                                                                                                Tino Diez

                                                                            Volver a la página de Tino Diez                                   
                                                                               Volver a Notas y artículos
                                                                              Volver a la Página Principal