Un poema del Padre Leonardo Castellani


       DCIV

     Estoy contento con mi mal destino        
     y ésta del corazón tan mala estrella
     que sin embargo alumbra mi camino
     y siempre indica una inmediata huella

     esperando el bajel que nunca vino
     y la visión maravillosa y bella
     que nunca vino, pero con su vino
     de mi borracho afán fue la botella,

     estoy contento al fin. Mis compañeros
     de colegio han triunfado, mis iguales
     y menores también. Yo no soy fuerte.

     Yo desgarrado voy por mis senderos
     por mis raros senderos espirales
     junto a los precipicios de la muerte.. .
     Y estoy contento con mi mala suerte.

                                        Leonardo Castellani

     Manresa, 22 de julio de 1948

 

   Podría decir muchas cosas acerca de este poema. Podría decir que Leonardo Castellani ha sido, además del más grande polígrafo argentino –novelista, ensayista, poeta, teólogo, exégeta, filósofo...–, un santo varón. Pero solamente voy a decir una a modo de personal plegaria: Que Dios nos conceda, a quienes tienen –tenemos– la tal vez infundada ilusión de estar haciendo a los ponchazos lo que debe hacerse, que nos acompañe hasta el final un poco de la misma mala suerte que tuvo que padecer el Padre Leonardo Castellani.
                                                                                                                                                                                                      Conrado De Lucia
                                                                                                                                                               
                                                                                        Volver a Poemas
                                                                         Ir a Artículos de Conrado De Lucia
                                                                              Volver a la Página principal