Miércoles 04 de Febrero de 2004 03:11
Seudónimo: Pato
Ciudad: Bahía Blanca
País: Argentina

Texto enviado:

                                          "Jauretche y su contradicción"

La historia política nos recuerda sus figuras más emblemáticas, pero no el proceso de creación y substitución de ellas.
El 6 de septiembre de 1930 caía derrocado por un golpe militar Hipólito Yrigoyen.Los ignorantes que vaciaron su casa con el fin absurdo de encontrar dinero o Dios sabe que, lo único que lograron fue constatar la austeridad en la que don Hipólito vivía.
Uno de los participantes activos de dicho golpe fue el generalísimo Juan Domingo Perón, quien sufriria igual suerte veinticinco años despues.
Ahora bien, el motivo de este artículo estriba en jalonar los gobiernos de Hipólito y Juan Domingo.En dicho proceso emerge una figura insoslayable, su nombre, Arturo Jauretche.
Jauretche pertenecia a la fracción irigoyenista del radicalismo, tenaz opositor del "antipersonalismo" dirigido por Marcelo Torcuato de Alvear.
En 1935 y luego del escandalo de la C.A.D.E, se escindió del radicalismo oficial y formo junto a otros intelectuales(Luis Dellepiane,Raul Scalabrini Ortíz, y otros)la F.O.R.J.A.
La fuerza orientadora radical de la joven Argentina fué el principal organismo opositor al "régimen" de Justo, Ortíz y Castillo.
Entre sus postulados figuraban las condenas más severas al "estatuto legal del coloniaje".
Jauretche propaló comentarios ofensivos contra lo que él llamaba la "inteligentzia",a quien culpaba de connivente con el "régimen".
Detenernos a formular una etopeya de Jauretche seria harto extenso, pero su descripción, aunque somera, contribuye a modo de introducción al cuestionamiento central de este artículo.
El posicionamiento ideológico de Jauretche, netamente nacionalista, se pone de manifiesto en la frase forjista(aunque algunos socialistas se la autoatribuyen) "justicia social, soberania nacional e independencia económica".
Dicha frase fué utilizada asiduamente por Perón, pero esto no es casualidad porque F.O.R.J.A le significó a Perón lo que Ratzel al nazismo o el desarrollo a Frondizi.
Pero la disolución de F.O.R.J.A en 1945 y su adhesión al movimiento popular del 17 de octubre presenta un cuestionamiento que amerita una reflexión.
El revisionismo histórico del que se muestra partidario Jauretche le habia jugado una mala pasada, la figura que él creó no era más que un militar ignorante, adlátere de Uriburu veinticinco años antes y dueño del país en esa actualidad tan confusa.
A la luz de los hechos parece increible el periplo de nuestra historia pero en su itinerario hay muchos casos de putrefacción y polvareda ideológica, Balbín partidario del derrocamiento de Frondizi, este último colaborador de la "Revolución Nacional", etc.
Esta contradicción no lo hace menos grande a don Arturo Jauretche, ínclita figura de nuestra historia y creador junto a Scalabrini Ortíz de la "política invisible".Gracias Arturo por pertenecer al bando de los que solemnizaron nuestra patria.
                                                 ________________

Corrección:

Escritos sobre temas especializados

Cuando se escribe para los lectores de una subcultura, ya se trate de historia, de aeronáutica, de medicina o de deporte, se suelen omitir datos y referencias que se suponen demasiado conocidos, pero que hacen difícil la comprensión para los no iniciados en el tema. El vocabulario especializado, los giros preestablecidos y frases hechas afectan el estilo mismo de la redacción, como consecuencia de esa implicita alusión a lo "consabido", a lo que el lector habitual tácitamente espera. Basta con ver por televisión los titulares de "Olé" o de "Ambito Financiero" para encontrar expresiones desusadas en el habla general, pero que resultan familiares para el público a quienes están dirigidas esas publicaciones especializadas.
Los periodistas proponen, a veces inadvertidamente, razonamientos truncos, entimemas, epiqueremas, implicaciones no formales -falacias-, cuya interpetación suele resultar dificultosa para el lector corriente (las expresiones que anteceden son un deliberado ejemplo de lo dicho, ya que son comprensibles solamente para quienes están familiarizados con la lógica).
Aún cuando un texto esté impecablemente redactado, su contenido especializado suele requerir que el lector disponga de un contexto previo para poder comprenderlo cabalmente. Si el texto presenta además desarrollos inconclusos, cambios inesperados de perspectiva o de tema, o han quedado en la mente del autor, sin llegar a expresarse, los puentes conceptuales que hacen posible una comprensión ordenada, entonces se requiere no sólo corregir la ortografía y la sintaxis, sino reescribir todo el texto salvando las omisiones, rellenando los baches conceptuales, aclarando las referencias oscuras o las alusiones a hechos y circunstancias no demasiado conocidas, para que el escrito cumpla con su objetivo de despertar y mantener el interés del lector, de aportarle datos y opiniones, y de dejarle finalmente el agradable regusto que produce la lectura de un tema correctamente escrito y totalmente desarrollado.
El que analizamos es un esbozo de artículo sobre un tema histórico-político de indudable interés para un público medianamente cultivado; merece por consiguiente ser completado y pulido hasta alcanzar la más correcta y plena expresión del pensamiento de su autor, que sin duda excede en calidad y riqueza a lo que ha conseguido plasmar en este primer texto. Pero no es suficiente con que el lector dé por supuestas estas circunstancias: Tanto el autor como el lector aspiran a lograr un vínculo intelectual satisfactorio para ambos a través de la comprensión fluida de los datos y argumentos presentados, y esa mutua aspiración merece ser satisfecha, aunque para alcanzarla se requiera un ejercicio constante de laboriosidad y perseverancia.
                                                                                                   Conrado De Lucia


Texto corregido:

                                      Una contradicción de Arturo Jauretche

La historia política nos recuerda sus figuras emblemáticas, pero no el proceso de su creación y substitución.
El 6 de septiembre de 1930 caía derrocado por un golpe militar Hipólito Yrigoyen. Los ignorantes que vaciaron su casa con el fin absurdo de encontrar dinero, o sabe Dios qué, lo único que lograron fue constatar la austeridad en la que vivía don Hipólito. Uno de los participantes activos de dicho golpe fue el futuro generalísimo Juan Domingo Perón, quien sufriria análoga suerte veinticinco años despues.
La intención de esta nota es jalonar los gobiernos de Hipólito y de Juan Domingo. En ese proceso emerge una figura insoslayable: Arturo Jauretche.
Jauretche pertenecia a la fracción irigoyenista del radicalismo, tenaz opositora del "antipersonalismo" encabezado por Marcelo Torcuato de Alvear. En 1935, y luego del escandalo de la C.A.D.E., Jauretche se apartó del radicalismo oficial y formo junto a otros intelectuales (Luis Dellepiane, Raul Scalabrini Ortíz, y otros) el movimiento denominado F.O.R.J.A.
La Fuerza Orientadora Radical de la Joven Argentina fué el principal organismo opositor al "régimen" de Justo, Ortíz y Castillo. Entre sus postulados incluía las condenas más severas al así llamado "estatuto legal del coloniaje". Jauretche hizo públicos comentarios ofensivos contra lo que él llamaba la "inteligentzia", a la que culpaba de connivencia con el "régimen".
Sería muy extenso escribir una etopeya de Jauretche, pero una descripción somera puede servir de introducción al tema de este artículo.
La posición ideológica de Jauretche, netamente nacionalista, se pone de manifiesto en la frase forjista (aunque algunos socialistas también se la atribuyen): "justicia social, soberania nacional e independencia económica". Esta frase fué utilizada frecuentemente por Perón, y esto no es casual, sino que F.O.R.J.A. significó para Perón lo que Ratzel para el nazismo o el desarrollo para Frondizi.
Pero la disolución de F.O.R.J.A en 1945 y su adhesión al movimiento popular del 17 de octubre es susceptible de ser cuestionada y motiva una reflexión:
El revisionismo del que Jauretche se muestra partidario, le jugó entonces una mala pasada: La figura que él contribuyó a crear no fue en realidad más que un militar ignorante, adlátere de Uriburu veinticinco años antes, y dueño del país en esa circunstancia tan confusa.
A la luz de los hechos parece increíble el periplo efectuado por nuestra historia, pero en su itinerario hay muchos casos de putrefacción y polvareda ideológica: Balbín, partidario del derrocamiento de Frondizi; éste, a su vez, colaborador de la "Revolución Argentina", etc.
Esta contradicción no lo hace menos grande a don Arturo Jauretche, ínclita figura de nuestra historia y creador junto a Scalabrini Ortíz de la "política invisible". Gracias, Arturo, por pertenecer al bando de los que solemnizaron nuestra patria.
                                                                                                                     M.N.R.
                                                                           
                                                                         _______________

                                                                    Volver a Textos enviados
                                                                  Volver a la Página principal                                                  .