Estimado Conrado:
Soy Liliana, de Punta Alta, Provincia de Bs.As. Participé, mientras pude acomodar los horarios habituales, de un taller literario presencial, y es riquísima la oportunidad de reconocer los errores y modificarlos, entendiendo que es esa la manera de mejorar.
Le envío un poema para su lectura y propia corrección.
Desde ya muchísimos gracias por la atención y cordialidad de siempre para con todos. Abrazos.

 

         Nacer

Llegaste,
como quien
nace al verano
después de mutilados noviembres.

Rodeaste mis sueños
con simples miradas livianas,
y así despacito y sin previo aviso,
me acomodé entre las sonrisas
y los amores temporales.

Fraternizados el viento y vos,
soplaron suaves secretos 
que apenas tocaron mis manos,
al instante  hicieron de ellas
su más deseado misterio.

De nadie y mío. Mío y tuyo:
el soneto de amor no engendrado;
el río todavía sin nombre;
la cordillera perdida;
la palabra no descifrada; 
la geografía sin lugar en el mapa.

Tantos desencuentros oportunos,
para este acierto escrito en mayúsculas,
en el margen superior
de nuestra historia circular.

                                                     Liliana

Revisión:

            Nacer

Llegaste (en el habla corriente no iría la coma, y aquí puede bastar con la pausa introducida por el cambio de línea)
como quien
nace al verano
después de mutilados noviembres.*


* Resulta superfluo disponer este comienzo en líneas separadas, pues ese rasgo no agrega ninguna significación al texto, tal como se percibe si se lo lee haciendo las pausas –mínimas– que implica esa separación.
Puede ser más adecuado iniciar el desarrollo del tema con la sola pausa de dos líneas:

Llegaste como quien nace al verano
después de mutilados noviembres.

Rodeaste mis sueños
con simples miradas livianas          
(Se puede quitar la coma, igual que en "Llegaste")
y así, despacito y sin previo aviso,  (Debe haber comas delimitando el inciso “despacito y sin previo aviso")
me acomodé entre las sonrisas
y los amores temporales.

Fraternizados, el viento y vos        (Coma al iniciar el inciso: “el viento y vos/ soplaron suaves secretos)
soplaron suaves secretos,               (Otra coma al final del inciso)
que apenas tocaron mis manos,*

* Para evitar que el lector equivoque la entonación y deba volver atrás para releer de manera correcta, se requiere que la puntuación delimite adecuadamente cada inciso.

Las comas evitan que el sentido resulte ambiguo: el original colocaba dentro del inciso el nexo “
que”, y entonces significaba “el viento y vos soplaron suaves secretos que apenas tocaron mis manos” (que alcanzaron apenas a tocar mis manos). 

En el verso siguiente el lector comprende que en el anterior debía mantener alta la entonación porque la oración continúa:
el viento y vos soplaron suaves secretos que, apenas tocaron mis manos, al instante hicieron de ellas (de mis manos) su más deseado misterio”.

que apenas tocaron mis manos” es un comentario lateral, por lo que su supresión no cambiaría el sentido. Esta clase de comentario, llamado con mayor precisión "inciso", ha sido definido por la RAE: Expresión que se intercala en otra con autonomía gramatical para explicar algo relacionado con esta.. Debido a esta autonomía gramatical, el inciso siempre debe estar delimitado por comas para no interferir con el sentido general de la oración.

La estrofa quedaría así:

Fraternizados, el viento y vos
soplaron suaves secretos
que, apenas tocaron mis manos,
al instante  hicieron de ellas
su más deseado misterio.

La puntuación otorga cierta rigidez al fluir de la estrofa, pero sus trasposiciones requieren el uso de comas para aclarar el sentido. En orden a la sencillez formal, es preferible reelaborar la oración eliminando sus trasposiciones.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Comentario al margen:

Es un error frecuente con
siderar que una forma sintáctica que se aparta del orden del habla común es más "literaria". Esto suele ser justificado diciendo: "Me brotó así", como si un poema fuera una mera efusión subjetiva que no debe someterse a reglas formales.

Un texto íntimo puede tener cierto valor catártico para su autor, pero para que pueda ser considerado como una producción artística debe poseer cierta generalidad que lo haga accesible a cualquier lector medianamente educado.

La literatura para minorías que se consideran altamente cultivadas, como
el sedicente suplemento cultural "ADN" del diario "La Nación", es en realidad un complejo subcultural de rango análogo al de los versos que parodian groseramente obras clásicas de la literatura. La cultura auténtica ni es elitista ni es vulgar: es el modo de vivir, obrar, pensar y valorar de un pueblo.

Así lo enunció el poeta Cátulo Castillo al asumir su cargo como Director Nacional de Cultura en 1952.
Dijo, parafraseando a San Martín: "La cultura será popular, o no será nada.".
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pueden eliminarse las trasposiciones sin desmedro del clima lírico que propone el texto. Anteponer un término –como en el caso de "Fraternizados"– puede tener una intención "literaria" pero, como toda trasposición, dificulta la percepción inmediata del significado.
También puede suprimirse "apenas", porque esa idea está expresada también en "
al instante", y su supresión permite evitar el giro forzado "de ellas" –que recuerda el "de las mismas" del discurso policial, y de algunos periodistas–.
Resultaría, por ejemplo:

El viento y vos, fraternizados,
soplaron suaves secretos
que al tocar mis manos
las hicieron al instante
su más deseado misterio.

------------------------------------------

La ausencia de ritmo impide considerar tanto a la versión original como a la propuesta como ejemplo, como a una estrofa de poema. Por lo demás, carece de sentido otorgar el nombre de "poema" –como si se tratara de un título honorífico– a textos que no lo son. En un poema pueden faltar la métrica y la rima, pero un texto sin ritmo, más allá de su valor artístico, sigue siendo una prosa.

De nadie, y mío. Mío y tuyo:    

El tono propuesto por la estrofa es enfático. De allí lo oportuno de las expresiones concisas utilizadas: “...su más deseado misterio. De nadie, y mío. Mío y tuyo:”     

Puede no haber coma –como en el original– entre “De nadie” y “y mío”. No es una enumeración, en la que no debe ir coma antes de la conjunción que precede a su último término, sino que el verso afirma de quién es el “misterio” de la estrofa anterior.


Al poner coma –optativa–  entre “De nadie” y “mío”, se señala que las afirmaciones son dos: “El misterio es de nadie”, y “el misterio es mío”. La pausa producida por la coma indica ese caracter doble.

En cambio no va coma entre “mío y tuyo”, porque la “y” expresa que el sujeto es una enumeración y, como tal, no debe haber coma antes del último elemento.


------------------------------------------

las hicieron al instante
su más deseado misterio.

A continuación el texto describe ese misterio:
 
el soneto de amor no engendrado;
el río todavía sin nombre;
la cordillera perdida;
la palabra no descifrada; 
la geografía sin lugar en el mapa.

Todos los puntos y coma son correctos, porque se trata de imágenes independientes. Para reforzar esa independencia podrían emplearse incluso puntos seguidos. En cambio las comas debilitarían esas imágenes, al asociarlas indebidamente como si formaran parte de una mera enumeración.

------------------------------------------

Tantos desencuentros oportunos 

Sin coma después de "oportunos", porque la oración continúa: "Tantos desencuentros oportunos para este acierto escrito con mayúsculas"

"Con"mayúsculas, y no "en" mayúsculas. “En” indicaría el lugar en donde se escribe. En cambio "con" indica el modo con que ese acierto “se ha inscripto".

En cambio "en el margen superior de nuestra historia circular" es un complemento circunstancial de lugar, por lo que aquí sí corresponde la preposición “en”.
 
para este acierto escrito con mayúsculas 
en el margen superior
de nuestra historia circular.

La coma luego de "mayúsculas" convertiría a lo que sigue en un inciso, y debilitaría el final, ya que una expresión concluyente tiene mayor fuerza cuando no la detiene ninguna pausa. Aquí puede prescindirse de toda puntuación porque el sentido no presenta ambigüedad.

------------------------------------------

El texto podría quedar así:

 

        Nacer

Llegaste como quien nace al verano
después de mutilados noviembres.

Rodeaste mis sueños
con simples miradas livianas,
y así, despacito y sin previo aviso,
me acomodé entre las sonrisas
y los amores temporales.

El viento y vos, fraternizados,
soplaron suaves secretos
que al tocar mis manos
las hicieron al instante
su más deseado misterio.

De nadie, y mío. Mío y tuyo:
el soneto de amor no engendrado;
el río todavía sin nombre;
la cordillera perdida;
la palabra no descifrada; 
la geografía sin lugar en el mapa.

Tantos desencuentros oportunos
para este acierto escrito con mayúsculas
en el margen superior
de nuestra historia circular.


                                                     Liliana

Comentario final: 

Pueden resultar fastidiosas las disquisiciones sugeridas por el análisis pormenorizado de este texto.
Creo poder justificarlas con las propias palabras de su autora:
“Reconocer los errores y modificarlos: esa es la manera de mejorar.”
 
                                                                                                                         Conrado De Lucia

                                                                       Volver arriba
                                                                Volver a Textos enviados
                                                              Volver a la Página Principal