Sr. Conrado:
Si me puede hacer el favor de corregir las faltas de ortografia y
demás -ya que estoy aprendiendo a escribir-, se lo agradeceré.
Lo saludo atentamente.
Seudonimo: Pepito
Ciudad: Bahía Blanca

Rosarte
(A la Rosa que encantaba mi jardín a mis catorce años de edad).

Rosarte en cualquier parte
pero rozarte.
Conocer tu olor, mujer,
desvergonzadamente en el diario de mi vida,
a una distancia intensiva
alrededor de las armonías cruza calles.

Las plazas vacías de amores,
¿dónde están los corazones
si todo es fantasía?

Quiero buscar un jardín,
es más: una primavera,
para encontrar las flores,

para rozarte, rosa té,
rosarte la piel de espinas
hasta sangrar el amor.
                                        Pepito

Este es un sencillo ejemplo de cambio deliberado y aparentemente arbitrario, pero lícito, de las reglas del lenguaje escrito -incluidas las ortográficas-, en tanto y en cuanto su alteración no se debe al trivial propósito de llamar la atención, sino a la necesidad de expresar la ambigüedad de la propia vivencia: Rosa, rosa té, rosaarte, rosarte, rozarte...
Versos sin pulir, imágenes balbuceadas, consiguen sin embargo comunicarnos
la dulce confusión y la frescura del amor adolescente.
Poesía imperfecta, pero indudable.
                                                                                                          Conrado

                                                   Volver a Textos Enviados
                                                   Volver a Página Principal